Me estoy poniendo pensativa, recreando los instantes de mi vida, cuando caminaba con sueños inocentes y deseaba tener amigos diferentes…


Aquellos que me aceptaran como soy, que me dieran compañía como la doy, pero pasaban de frente y para nada eran prudentes…
Fui cmnociendo personas amables, algunos sinceros, otros despreciables, pero de todo aprendes en la vida y la amistad es de verdad divina…
Cuando al fin encuentras un amigo sincero, ese que te protegerá con el acero te sientes completo y complacido, cuentas con él para todo, y conmovido…
En tus días difíciles y confundidos, te acompaña fuertemente y afligido, llora y ríe, te felicita y te reprime, es honesto y pendiente de ti vive…
Tan preocupado de lo que te sucede, si te alejas, se inquieta y te presiente, pero sobre todo estará presente, y te amará, inacabadamente…






Desde que llegue a este sitio, me diste una mano de amiga, has estado siempre conmigo, en las buenas y en las malas...
Me diste tu cariño de hermana, siempre estás al pendiente de mi, en ocasiones han rodado mis lágrimas, porque nadie me había tratado así...
Llegaron algunas amigas, algunas se alejaron sin motivo, las he buscado y me ignoran...otras siguen en mi camino, a nadie quiero dejar fuera, pero esta vez te toca a ti...Queta, hermosa amiga, hermana y poeta, mil gracias por estar al lado de mi alegría, de mis tristezas, de mi dolor y algunas veces del amor...
Sólo me resta decirte que personas como tú hay muy pocas, que te valoro demasiado, que siempre cuides de ti y que doy gracias a Dios por la clase de amiga que tengo a mi lado...
Qué Dios te bendiga siempre y tienes mi amistad contigo, eres mi hermana y mi amiga, una persona necesaria y querida.







SIGUIENTE PÁGINA


MaRtHa TeNeSaCa